El sueño de la casa propia, de madera, zinc, sin arquitectos, con tus manos, lágrimas, amor, puteadas y sonrisas.

domingo, 31 de agosto de 2014

casita obra






   

Micro-utopías de lo cotidiano

“el arte contemporáneo modeliza más de lo que representa,
en lugar de inspirarse en la trama social se inserta en ella.” 
Nicolas Bourriaud[1]

Si bien no era consciente de eso, cuando surgió la idea de esta casa comencé a construirla conceptualmente con la misma dinámica con la que elaboro cualquier producción plástica. Dimensiones, colores, formas, procedimientos, materiales y condiciones de producción que fui volcando en anotaciones y bocetos rápidos. Esa intención también se tradujo cuando pauté una lógica propia para este proyecto, ajustando el proceso a ciertas condiciones que quizás no eran propias de la construcción de una vivienda, sino que estaban más emparentadas con la producción de sentido. Con ello, me impuse como condiciones que debía construirla yo misma junto con familiares y amigos; con mano de obra no remunerada; sin mediar con arquitectos ni albañiles; que no tendría planos que la definieran de antemano; que debía construirse con materiales reciclados; etc. En fin, proponerme que esta casa debía ser la reconstrucción de muchas otras casas. Ya entendía que su finalidad no acababa simplemente en la función de habitar sino que además de los criterios estéticos y coherencias de la forma, le estaba sumando también un valor simbólico.
La experiencia colectiva en la construcción es el rasgo que más me interesó resaltar del proceso de CASITA. Si me acotara en particular a la casa, no podría decir que es sólo mi producción, la autoría de esa obra es compleja. “Toda producción de arte demanda la integración de un cierto número de dispositivos materiales e interpersonales. Toda producción de arte es producción de más de uno. Todo resulta de colaboraciones que pueden ser o no reconocidas.”[2] manifiesta Laddaga. CASITA tiene entonces un gran número de autores conscientes o inadvertidos, individuos pertenecientes a la disciplina artística, a otras disciplinas o a ninguna en particular. Esta propuesta surgió del intercambio, de la intersubjetividad, y me serví de ello como sustento para la operación de configurar este proceso en obra.
Entonces, ¿por qué no entender la construcción de esta casa como una construcción de discurso? Concebir las prácticas artísticas contemporáneas desde la transdisciplina, desde la disipación de los paradigmas modernos de obra de arte y de las concepciones clásicas de autoría, me permiten forjar este proceso como una construcción de sentido colectivo, afirmar que la construcción de esta casa fue también una construcción simbólica y, por lo tanto,  poder presentarla como una propuesta artística. Puedo decir entonces que la categoría de obra no le cae a esta experiencia de manera retrospectiva a causa de este trabajo de tesis. Vuelvo a apelar a las palabras de Bruce Nauman citadas al principio de este texto, el origen de una propuesta puede ser la simple constatación de lo que se tiene a mano, del aquí y el ahora. El proceso de la casita tenía toda la potencialidad para ser una obra.




[1] BOURRIAUD, Nicolas. Estética Relacional, Adriana Hidalgo Editora, Buenos Aires, 2006, p. 17.
[2] LADDAGA, Reinaldo. Estética de laboratorio Estrategias de las artes del presente, Adriana Hidalgo Editora, Buenos Aires, 2010, p.13.



 * Párrafo con el que concluyo mi trabajo de tesis.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!! soy Patricia de City Bell, me encanta la casita y ya hace mucho paso por el blog.Me gustaria que me avises cuando salga el libro! Te dejo mi mail: patricia.aluju@gmail.com, Gracias y saludos!

carmen dijo...

Feliz que estés de vuelta. Me encanta la casita.

Naty Gómez Bustamante dijo...

Un gran placer recorrer a Casita en estas fotos,realmente me inspiras a hacer de mi casa, que esta en construcción permanente desde hace 6 años, sea lo que sueño, y sea lo que somos!!! me encantaría tener el libro!!! te admiro mucho!! cariños Natalia desde Tucumán

micaela dijo...

Naty, Patricia, Carmen, gracias por sus comentarios.
Ojalá pronto pueda darles buenas noticias sobre el libro.
Saludos!