El sueño de la casa propia, de madera, zinc, sin arquitectos, con tus manos, lágrimas, amor, puteadas y sonrisas.

martes, 31 de julio de 2012

Una futura terracita

Podaron los eucaliptos y desde la calle se ve el frente de la casita.
Terminamos al fin de cerrar esta pared, me resta darle unas manos de protección a la madera y un toquecito de tintura para igualar la coloración de las tablas viejas y las nuevas.
El Chino proyecta la futura terraza que da al frente de la casita. Debe ser lo suficientemente amplia para poder poner una mesa y sillas para agasajar a nuestros futuros invitados con futuros asados.
Bomba disfruta dormir al sol del invierno.

Hubo que hacer mini cimientos para sostener la terraza, así que volvió el trompito.

Pedro y el Chino comenzaron con los cimientos y la estructura que va abulonada a la casa. Yo estaba enferma cerca de la estufa.
No terminamos durante las vacaciones, el frío nos daba poco márgen para trabajar. Y mi viejo se fue de viaje de pesca.
Quizás para septiembre esté lista para usar.

4 comentarios:

Marie dijo...

hace frío y en las obras hace más frío aún y en las obras en la provincia más (salvo que la obra sea en capital pero piso 30 frente al río, esos son héroes)

micaela dijo...

Este frente da al Oeste,así que teníamos unas horitas del sol de la tarde para derretirnos la escarcha.
Que vengan los calores!

Trigésimo Otoño dijo...

Me encana la casa. Muero por saber como se llama esa guarda de chapa que sobresale del alero y que veo muy seguido en los techos de los andenes de las estaciones de trenes... donde los conseguiste?

micaela dijo...

No sé cómo se llaman! Pero se compran en zinguerías.

:)