El sueño de la casa propia, de madera, zinc, sin arquitectos, con tus manos, lágrimas, amor, puteadas y sonrisas.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Construção 2

Hoy el calor nos alegró la tarde, había que hidrolavar las tablas de piso para la terraza.
Esta madera usada se puede volver a usar clavando las tablas al revés. Estaban estibadas hace un año en un costado de la casa, medio a la intemperie, llenas de tierra vieja y tierra más reciente.
 
 
Pedro salió a la vereda y lavó hasta que se quemó la hidro. Un bajón.
 


 
Capaz mañana tenga que limpiarlas a la vieja usanza, escoba y manguera.
 
 
Pero la estructura está lista y hay suficiente madera limpia como para poder empezar a cortar y clavar.
Capaz mañana.