El sueño de la casa propia, de madera, zinc, sin arquitectos, con tus manos, lágrimas, amor, puteadas y sonrisas.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Un ciervito azul



Ultimamente sueño mucho. O sueño normal pero me acuerdo más al despertarme.
Hace unas semanas, un domingo, soñé con un ciervito azul. Soñé que iba a la feria de requecheros y encontraba un ciervo de cerámica cobalto, orejón, sentado. Lo compraba.
Cuando desperté le conté a Pedro el sueño, y me dijo que teníamos que ir a la feria entonces.
Encontré en un puesto una cerámica esmaltada en cobalto, un enanito. En el siguiente puesto encontré un ciervito, de bronce, le faltaba una pata, en el tercer puesto encontramos la Polaroid. La compramos creyendo que el ciervito nos había avisado que había que ir a la feria.
Entonces lo encontramos, en un puesto de animales de jardín, vaciado en cemento y pintado con una pátina horrible.
 El ciervito orejón sentado.
 
 
 Lo pinté de azul cobalto.
 


Le pasé laca satinada.
 
 
 Y se fue al patio a hacerle compañía al enano.