El sueño de la casa propia, de madera, zinc, sin arquitectos, con tus manos, lágrimas, amor, puteadas y sonrisas.

martes, 25 de septiembre de 2012

Venecitas 2

El agua y la madera se llevan bien en la naturaleza, pero en mi cocina el agua pudriendo la mesada no es nada agradable.
El Chino creyó que al ser de pinotea las salpicaduras de lavar los platos no la iban a afectar. Pero ya hace tiempo que es necesario corregir esta situación. La solución: más venecitas.


La venecitas del baños las encargué en una casa de sanitarios local y, si bien fueron pedidas a la fábrica Murvi, no resultaron lo que yo esperaba. Esta vez organizamos una expedición hacia Villa Domínico, para obtener las venecitas desde la propia fuente, la fábrica Murvi. Fue un viaje muy pintoresco, hicimos el viejo camino Belgrano casi de punta a punta. Conourbano tour. Muchas postales.
En la Murvi nos sentimos como Charly en la fábrica de chocolates, pero con venecitas. Armamos una paleta a nuestro gusto y teniendo en cuenta los colores del a cocina (muchos), pero Pedro encontró el tesoro de una caja de venecitas de 30cm x 30cm (las del baño, las más comunes son de 20 x 20cm) con los mismos colores que veníamos eligiendo y a mitad del costo que comprarlas sueltas.
Esta es la combinación en crudo:


Ya en casa restó gastar varios pomos de Pulpito y el trabajito de pegarlas una por una, esperar que seque y masillarlas.

También pusimos detrás del horno ya que siempre algo de lo que se está cocinando se salpica contra la pared. Ahora es más fácil de limpiar.

No limpié las hornallas para la foto :P





Quedó colorido y más usable.

2 comentarios:

cosas mínimas ♥ dijo...

Me encanto!!!
consulta, y por hoy no molesto mas... como se cortan las venecitas, para hacer esquinitas o cuando una venecita entera no entra?

micaela dijo...

Tardé en contestar, yo las corté con una tenaza y se me complicó, hay herramientas, como la pinza de mosaiquista, pero no la tenía, o un cortante que se usa para azulejos, se raya la superficie y después se corta con una pinza.
Sino es muy difícil.